Elena y Rafa son naturalidad en estado puro. Ella, de Barcelona. Él, de Palencia. Los dos, de una peña de Astudillo, “de donde sale el sol”, el pueblecito de Castilla en el que se conocieron. Su boda no hubiera tenido sentido en otro lugar que no fuera aquél que dio origen a su historia de amor.