Andrés es amigo de sus amigos, es despistado, cariñoso, tozudo, alegre, divertido y de lágrima fácil. Carolina es una chica muy cariñosa y romántica. A él le encanta jugar al fútbol, a ella mirar blogs. Él es de montaña y ella es de mar. Así es como se definen Carolina y Andrés, una pareja que quiso compartir con familiares y amigos en el día de su boda un poquito de ellos y de la historia de su peculiar pedida de mano en el restaurante donde tuvieron su primera cita.