No todas las bodas se inician con un “¿Quieres casarte conmigo?” y ese fue el caso de Diana y Rafa. Ellos decidieron casarse pero nunca se produjo la formal pedida de mano. Para Diana aquel hubiera sido un momento muy especial y por ello, Rafa decidió regalárselo cuando menos se lo esperaba. La noche antes de la boda, durante la cena con sus familiares y amigos en una sidrería de Ribadesella, la sorprendió con este vídeo en el que le prometía no soltarla nunca de la mano.