Linda + Santiago, procedentes de Venezuela pero residentes en Barcelona, tenían claro que querían que su boda se celebrase en la ciudad condal. Familiares y amigos pudieron disfrutar de las impresionantes vistas de la ciudad que ofrece la montaña del Tibidabo, en cuya iglesia se celebró la ceremonia, y posteriormente, en el Hotel W, de sus privilegiadas vistas en primera línea de mar.