Dicen que todos tenemos un alma gemela. Una persona con la que conectamos casi instintivamente, en el nivel más profundo y de la manera más natural. Alba y Jordi no tienen duda de que son almas gemelas y esperaban con muchas ganas el día de su boda, que suponía para ellos el inicio de una nueva etapa en sus vidas. Ambos escribieron una carta para el otro, que se hicieron llegar durante la mañana del día de la boda, para expresarse mutuamente lo que sentían antes de encontrarse al fin ante el altar.