Las grullas son sin duda el símbolo de la boda de Clara y Rubén y así lo anunciaron en el vídeo Save the date que enviaron a sus invitados meses antes de su celebración. Fueron una constante en gran parte de la decoración de la boda y las protagonistas en la tarta nupcial. Rubén se encargó de hacer un gran carrot cake que posteriormente fue decorado con paniculata por Clara y este proceso de elaboración representa, de una manera metafórica, lo que ambos quieren construir juntos como el gran equipo que son.